Tienda Online

Tienda on-line

NOTICIAS

Imprimir
PDF

LA EVOLUCIÓN DE LA BOTELLA DE VINO

Hoy cambiamos de tercio. Resulta muy habitual tratar la temática de la evolución del vino en botella pero ... ¿qué hay de la evolución de la botella de vino? 

Las esterificaciones del vino en sus respectivos recipientes, saber cual es la correcta posición para que el vino repose o los sulfatos del vino embotellado son asuntos muy tratados por expertos y estudios pero voy a darle la vuelta a este tema para tratar la evolución de las botellas de vino, como dato curioso.

Los números hablan por sí solos, hoy en día se fabrican más de 33 millones de botellas diarias, unos 12.000 millones de botellas de vidrio destinadas al envase de vino al año, aunque esto no siempre fue así. Tiempo atrás la botella era considera como un objeto de artesanía de elevado valor.

 

La estanqueidad del vino en el vidrio no se pudo materializar hasta entrado el siglo XVIII y fue en 1821, en Brístol, cuando comenzaron a fabricarse las primeras botellas en serieEl vino es tan antiguo como el hombre, y no siempre se conservó en toneles de madera, ni mucho menos. Pellejos de animales u objetos de barro solían ser los recipientes más usados.

En este artículo os animo a dar un paseo por la histotia y descubrir las botellas de vidrio más representativas de la historia, desde mediados del siglo XVII hasta nuestros días.

10. Shaft and Craft (Gran Bretaña, hacia 1670). Nos encontramos ante un objeto de pura artesanía, tremendamente valorado, con un aspecto físico similar a los orbes que portaban los héroes mitológicos. Coincidió con la  época de esplendor del “canary wine” y muchos autores ingleses hablan del vino de las Canarias en estos recipientes.

1

9. Botella de cebolla (Gran Bretaña, hacia 1685). De cuello alto, cónico y con collar. Tenían esta forma ya que era una de las más fáciles y rápidas de conseguir al soplar. 

2

8. Botella de cebolla (Países Bajos, 1720-1750). Es la evolución natural del anterior prototipo, alargando el cuello para facilitar su transporte con una mano. Se siguen considerando un objeto de culto, pudiendo ser compradas en muchos portales de Internet a un elevado precio.

3

 

7. Tipo maceta (Gran Bretaña, 1750-1760). Más finas y alargadas. Es más estilizada que las anteriores, con este modelo se empieza a generalizar el uso del tapón como elemento de conservación del vino y de cierre de la botella.

4

6. Cilíndrica achatada (Gran Bretaña, hacia 1777). Perduró durante bastante tiempo, quizá por eso se suele vincular esta forma achatada con hombros anchos con el vino más tradicional. En la actualidad es difícil encontrar botellas de vino con esta forma pero sí para Cognac y otros tipos de licor.

5

5. Molde triple (Gran Bretaña, 1830-1850). Claro exponente del tipo de botella que hoy se considera “vintage”. Con ella se dio un paso más allá en la manipulación del vidrio, familiarizando al consumidor con la inclusión de formas en relieve dentro de la propia botella.

6

4. Botella cilíndrica (Francia, hacia 1840). Originaria de Burdeos, rápidamente se vinculó como el recipiente perfecto para el vino tinto, imponiendo la cantidad de 75 centilitros como la más usual para este tipo de productos.  Suelen presentar cuerpos achatados, menos anchos que en los casos anteriores.

7

3. Botella cilíndrica (Francia, finales de XIX). Es una modificación del modelo anterior, con formas más rectas y fue usada para formatos más grandes, resultando una boella sensiblemente más ancha (también su cuello).

8

2. Botella cilíndrica (Francia, 1903). Completamente distinta a las dos anteriores, muestra un cuerpo más alargado y refinado, señal de los nuevos tiempos. Destaca su cuello, especialmente corto en relación con el cuerpo de la botella.

9

1. Botella del s. XXI. En nuestros días la única regla es que no hay reglas. El packaging va evolucionando cada día y ningún elemento tiene seguridad de permanecer en el tiempo, ni el corcho, que en muchos casos se ve sustituido por tapones de materiales alternativos. La elección del color del vidrio suele estar vinculada a objetivos mercantiles para resaltar color, matices y reflejos del vino. Hoy día podemos hablar de botellas troncocónicas, flautas, de hombros rectos, etc., siendo algunas de ellas variantes estilizadas de modelos antiguos. 

10

 

Fuentte: http://licoresreyes.es/la-evolucion-de-las-botellas-de-vino-cuales-son-las-mas-representativas/?age-verified=e6a76857e3

Imprimir
PDF

Elegir vino en un Restaurante

Seguro que en más de una ocasión os ha pasado. Vamos a un restaurante y tenemos que elegir vino, nos presentan la carta de vinos y nos perdemos entre toda la variedad. Blanco, tinto, rosado, joven, crianza, reserva, distintas denominaciones de origen, distintas bodegas y nosotros delante de la carta sin saber qué vino elegir.
 
A no ser que tengamos muy claro el vino que queremos, la mejor opción es dejarse aconsejar por el sumiller debido a que es la persona que mejor conoce todos los vinos de la carta del restaurante.
 
Si el restaurante no dispone de sumiller nos tocará a nosotros la tarea de acertar con la elección del vino. Para que no se nos complique la tarea os voy a dejar una serie de claves:
 
- Pensar en el plato principal
- Si pensamos en pedir varios vinos, lo mejor es empezar por los más sencillos (blancos secos, rosados y jóvenes) y posteriormente pasar a los vinos con crianza
- Pedir la añada vigente: En el caso de vinos blancos, rosados y tintos jóvenes es recomendable pedir la añada vigente, así nos aseguraremos que el vino se encuentre en su mejor momento
- Cambiar la copa: Si nos hemos decidido por disfrutar de varios vinos, cambiar de copa entre vinos para disfrutar de todos los matices de cada uno 
- Corcho en buen estado. Otra de las claves importantes es que observemos que una vez abierto el vino el corcho se encuentre en buen estado, que no esté roto o envinado
- Probar el vino una vez servido: Dejar que se airee, que repose un poco, olerlo y saborearlo en boca
- Comprobar la temperatura a la que se sirve el vino, ya que de no ser así los matices del vino pueden ser completamente distintos 
 
Y la última clave y la mejor de todas es la de DISFRUTAR!!!
 
Centrémonos en disfrutar del vino, de la comida y como no, de la compañía
 
Salud!!!
 
 
 
Imprimir
PDF

El envero, transformación de la uva

Comienza el "envero". En estos días, suele ser a mediados de verano,  se produce un cambio en el color de las uvas, de manera que las variedades tintas se colorean con pigmentos rojizos y azulados (antocianos) y las variedades blancas se vuelven rubias o amarillas. A partir de ese momento, el pigmento de la uva ya no es verde, como ocurría cuando estaban inmaduras y debían su color exclusivamente a la clorofila.

El envero representa una transición entre el crecimiento de la uva y su maduración. Después las uvas perderán acidez y ganarán azúcares y estarán plenamente maduras y listas para ser vendimiadas en unos 45-50 días, dependiendo siempre de la variedad.

Las uvas, a medida que van creciendo en la vid, van experimentando cambios morfológicos y fisiológicos que les permiten acumular en sus bayas una serie de sustancias: azúcares, ácidos (tartáricomálico y cítrico), aromas primarios y compuestos fenólicos, que son los responsables del color, del gusto y de la estructura de los vinos. Lo más importante para decidir el instante ideal de la vendimia es la concentración de azúcares en las uvas, la disminución del ácido málico y del ácido tartárico y el estado de maduración de la piel de las bayas. 

Antiguamente, los viticultores probaban las uvas a partir del instante del envero y, valorando su sabor dulce y el descenso progresivo de la acidez, podían determinar el comienzo de la vendimia. Hoy en día se utilizan aparatos de medida que permiten calcular la concentración de azúcar en las uvas.

 

 

 

 

 

 

Imprimir
PDF

Al que no le guste el vino es un animal

"Los alegres ratones bodegueros de Jerez"

ratondef1

Es difícil encontrar en otras partes del mundo una relación tan simbiótica y amigable como la que mantienen los bodegueros de Jerez desde el siglo pasado con unos simpáticos ratones que viven entre los toneles. Como lo demuestra esta foto, donde hasta les ponen una pequeña escalerilla para que puedan encaramarse a una copa de vino dulce para beber su contenido, al que parece se han aficionado.

Se trata de una sorpresa con la que una bodega de Jerez de la Frontera, en concreto la de González Byass (ya saben, Tío Pepe), agasaja a los visitantes y turistas de sus instalaciones desde hace años. Los llaman “ratones bodegueros”, y según afirman, es una clase muy especial de roedor que se alimentan de los insectos dañinos que habitan en las maderas de los toneles, y que son perjudiciales para el resultado final del vino.

La historia de esta relación antinatura (y que el vino ha unido) la protagoniza un venenciador (los operarios que sacan el vino de los toneles con ese cacillo de mango largo), que hace tiempo, en los descansos de su trabajo, mientras se comía un bocadillo, vio como unos ratoncillos se le acercaban para comer las miguitas que caían del pan.

ven

jerez33

Se llamaba José Gálvez Buzón, Pepe Gálvez para los amigos, y era un hombre que tuvo toda una vida de entrega a su trabajo y a la Casa, hasta que se jubiló en 1956. “Poco a poco, día a día, este buen hombre se fue haciendo amigo de los ratones, a los que daba trocitos de su comida para atraerlos. No contento con eso, empezó a dejarles probar el vino, y a los roedores debió de gustarles, porque volvían a por más”.

Poco a poco, Gálvez y los ratones se fueron haciendo amigos y, cuando el capataz iba a comer, tocaba una campanita para que salieran de sus madrigueras y lo acompañasen. Pero como era muy trabajador, también reprochaba a los ratones que comieran y bebieran gratis, por lo que el hombre decidió ponerles una escalerilla para que tuvieran que ganarse por sus propios medios el borde del vaso, que pacientemente les llenaba en cada jornada.

escalera

Todavía hoy en día, cada vez que vienen las visitas, ponen en el suelo una copa de vino dulce y una pequeña escalera, de tal manera que los ratones de González Byass salen de la oscuridad para avalanzarse sobre el sabroso cáliz, sin importarles si aquellos que miran con los ojos como platos son humanos o gatos, pues ellos ya forman parte del patrimonio intocable del bodeguero de Jerez.

Es entonces cuando la frase “sabes más que los ratones colorados” cobra todo su sentido, pues lo que están es colorados de beber tanto vino.

Fuente: http://www.cookingideas.es/al-que-le-guste-el-vino-es-un-animal-los-alegres-ratoncillos-de-jerez-20131213.html

меня зовут эрл